Bucear en Tenerife III

bucear-tenerife

Diving-Life. Literalmente buceando vida. Pero… ¿A qué nos referimos con el concepto «buceando vida» en Diving-Life? Muy sencillo. Pero para que puedas entender mejor la filosofía de Diving-Life, te voy contar una de nuestras últimas experiencias al bucear en Tenerife.

Una experiencia que refleja a la perfección nuestro modo de entender este mundo tan maravilloso que consiste en bucear allá a donde vayamos, independientemente de con quién lo hagamos. Si es que lo hacemos acompañados de alguien…

Y es que en esta ocasión, el que hoy escribe estas líneas lo hizo en solitario. Convirtiéndose ésta nueva experiencia en un primer, pero no último viaje de buceo en solitario. Aunque la historia de hoy más que comenzar en Tenerife lo hace en un centro de buceo: Buceo Tenerife.

Centro de buceo Buceo Tenerife

¿Cómo crees que descubrí el centro? ¡Exacto! San Google. Entre los resultados arrojados, Buceo Tenerife. Establecimiento con múltiples buenas criticas en general y alguna que otra bastante mala en particular. De esas que consiguen que te plantees la opción seriamente, todo hay que decirlo.

Me pongo en contacto con ellos y la verdad es que Carlos, uno de sus responsables, fue de los más agradable a través del teléfono. Por ello decido contratar dos inmersión para el día 8 de septiembre de 2020.

Martes 8 de septiembre de 2020.

A las 07:30 horas suena el despertador. Para los que no buceéis, bucear y madrugar van siempre de la mano. Una vez desperezado toca desayunar, ni muy fuerte ni muy ligero para no sufrir en los trayectos en barco, y para el centro de buceo.

Nada más llegar observo que el establecimiento es realmente pequeño, aunque esto no tiene porque ser un inconveniente sinceramente. Me presento y Carlos, responsable del lugar, me facilita el material necesario para realizar las 2 inmersiones previamente contratadas. – Sí, soy de los que optan por alquiler en lugar de tener mi propio equipo al completo por aquello de no andar facturando. Pereza máxima, no podía ser perfecto…😝-.

El material del centro de buceo: Viejo y en condiciones no muy óptimas sinceramente. De hecho me facilitaron unas aletas con una de las palas hecha un «cromo». Aunque sorprendentemente o milagrosamente más bien, realizaron su función.

Una vez obtenido todo el material comienzo a equiparme. Y es justo en ese instante cuando da inicio la magia que tanto nos gusta y define a Diving-Life: Una chica rubia de ojos azules me mira y me transmite con cierta complicidad su agonía a la hora de ponerse un traje de neopreno húmedo (si nunca has buceado, te invito a que intentes ponerte un traje de neopreno mojado). Creo que con la espontaneidad del momento, Olga ya me gano.

Terminamos de equiparnos y no dirigimos a la embarcación. En el transcurso a la misma, resurge la magia. Esta vez con nombre propio: Alberto que nada más conocernos me hace saber que en el club le han cambiado el nombre y ahora se llama Antonio. Así es este mundo del buceo, en ocaciones un poco loco.

Tras 20 escasos minutos en la embarcación neumática llegamos al lugar en el que dará inicio nuestra primera inmersión del día.

Primer punto de buceo: El champiñón

La primera inmersión la realizamos en los champiñones. Sencilla pero con una profundidad máxima de 30 metros. Los Open water en esta inmersión tienen y deben limitar la posibilidad de descenso. Como no, multitud de vida submarina. Bucear en Tenerife es garantía de éxito, es disfrutar de la fauna submarina en todo momento.

Aspectos Técnicos: Por parte del guía caótica. Hay que decir que un par de compañeros tuvieron dificultades a la hora de descender y esto no facilito su tarea. Pero mi sensación es que realmente iba a su bola sin preocuparse mucho del grupo al que se supone que tenía que cuidar y supervisar. Cuando uno contrata este tipo de servicios, espera que el guía este en todo momento preocupado por sus clientes. No fue el caso desde mi humilde punto de vista. Por otro lado, el guía hizo las veces de guía y patrón de barco con lo que ello conlleva: Embarcación sin presencia humana mientras se realizaba la inmersión. Falta de seguridad grave importante y práctica ilegal.

En este punto me gustaría realizar un inciso sobre el centro de buceo en cuestión. La atención dispensada por parte Carlos, uno de los responsables, fue en todo momento exquisita. Por ello, me parece una opción muy interesante a la hora de bucear en Tenerife para aquellos buzos experimentados que dispongan de equipo de buceo propio. Siempre y cuando solventen el hecho de dejar la embarcación sin patrón.

Precio de la inmersión: Sin seguro, pero con equipación completa 35 euros. Seguro que se puede contratar en el propio centro o previamente obtener ya que en España es obligatorio, no como en otros países como por ejemplo al bucear en Malta. Aunque siempre aconsejable y desde mi punto de vista imprescindible.

Por lo demás una inmersión bonita y fácil. Apta para cualquier Open Water incluso con pocas inmersiones como experiencia previa sin olvidar el limite de profundidad de cada titulación.

Tiempo entre inmersiones

Tras la»caótica» inmersión un pequeño parón con tiempo para tomar un café. Momento en el que Alberto y Olga manifestaron su intención de tomarse uno, por lo que decido unirme a ellos ya que la sintonía iba incrementándose según compartíamos tiempo y experiencia.

Y es durante ese café post inmersión donde la magia vuelve hacer acto de presencia con otro nombre propio: Patricio, Patrick para los amigos. Que sin yo saberlo realizaba este viaje junto a sus amigos Alberto y Carmen. Patrick y Carmen habían compartido experiencia de inmersión junto a nosotros pero hasta el momento no había tenido la ocasión de entablar conversación con ellos. Lo que más me llamo la atención de Patrick fue su naturalidad y cercanía. Enseguida encontramos puntos en común.

Una vez terminado el café nos dirigimos al centro de buceo para realizar la segunda y última inmersión del día.

Segundo punto de buceo: El Condecito. Mi primer pecio en aguas atlánticas.

A pesar de ser un barco hundido un poco deteriorado, tengo que admitir que este pecio tiene un gran encanto. En él se pueden observar peces trompeta, alguna que otra sepia merodeando el lugar y con un poco de suerte algún que otro Mero.

La verdad es que es una inmersión sencilla si tenemos en cuenta que tiene cierta dificultad debido a las corrientes del lugar. Pero con mucho encanto como decía ya que se trata de un barco que encallo en el año 1971 quedando sumergido a una profundidad de entre 14 y 18 metros. Apto para cualquier Open Water.

Como dato curioso, debemos la construcción del faro de Rasca a este suceso.

Post inmersiones

Una vez terminadas las inmersiones y antes de abandonar el centro de buceo es cuando la filosofía Diving-Life se hizo patente definitivamente. Y es que antes de despedirnos, mis nuevos compañeros de buceo siendo conscientes de que me encontraba solo en la isla me invitaron a comer con ellos.

Momento este último de gran descubrimiento. Ya que Carmen, con la que casi no había cruzado una palabra hasta el momento, se dio a conocer resultando ser un autentico encanto de niña. La magia decidía poner su broche final.

Y lo que en un principio iba a ser una simple comida se convirtió en un día de playa, una cena improvisada con una larga, interesante y estimulante sobremesa conociéndonos unos a otro un poco más.

Cómo podrás imaginar volvimos a bucear en Tenerife, esta vez de la mano de Blue Botton Diving, durante la semana que duraba mi viaje a Tenerife y realizamos varios planes todos juntos tras inmersiones. Además, una promesa futura de por medio: Un viaje de buceo juntos cuando todo esto de la pandemia mundial pase.

Nada mejor que una experiencia propia para relatar la filosofía diving-life. Que no es otra cosa que bucear vida. Ya sea bajo o sobre el Azul.

Video de Bucear en Tenerife III

Diving Tenerife III

En el video que vas a visualizar a continuación hay imágenes tanto del centro de buceo Buceo Tenerife como del centro Blue Botton Diving. Sobre este último centro de buceo realizaré más adelante una review completa ya que obtuve la certificación Nitrox con dicho centro y además realicé 10 inmersiones más con ellos.

Carlos Ramajo para Diving-Life

Descubre la tienda Diving-Life:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »